Main menu

TELEFONO MOVIL- MOVILES

Cuidados de la espalda en la vuelta al cole

 

Empezamos septiembre y con él la vuelta al cole, libros, mochilas y nuevas ilusiones para los más pequeños de la casa.
Según los últimos estudios más del 50% de los niños entre 12 y 15 años sufren dolor de espalda. Estos dolores son debidos a malas posturas, cargas inadecuadas para su peso, falta de ergonomía en el mobiliario escolar… estos dolores y malos hábitos provocan un acortamiento de la musculatura isquiotibial, rectificación de las curvas de la columna  e incluso desviación de la columna (escoliosis).
Para cuidarlos y evitarles sufrimiento en el futuro tenemos que tener en cuenta el peso de la mochila, la forma de trasportarla y cargarla, la elección del calzado  y la postura que adoptan en casa o en el cole.
Se recomienda que el peso de la mochila no supere el 10% del peso corporal del niño, sin embargo cerca del 30% está trasportando diariamente una media de 7 kilos.
Las mochilas deben de contener sólo el material que van a usar, se deben trasportar con cinchas y sujetas a los dos lados de la espalda. En caso de que sea necesario llevar mucho material mejor usar mochilas con ruedas, siempre  empujarlas, no tirar de ellas. Espalda-Mochila
Es recomendable que cuando las carguen a la espalda lo hagan con la mochila subida a una mesa a la altura de su cadera, no desde el suelo.
Para prevenir dolores lumbares es importante la elección de un buen calzado, con una suela que no sea demasiado dura. Si la niña o el niño hacen deporte se debe elegir el calzado adecuado para cada actividad deportiva.
Respecto a la higiene postural insistir en que a la hora de sentarse toda la espalda descanse sobre el respaldo de la silla y  los pies lleguen al suelo, si no es así ponerles un taburete para que los apoyen en él.
Es importante observar  si se acercan mucho para ver la tele o para leer, ya que muchos problemas de vista producen cervicalgias y cefaleas  por modificar la postura para ver mejor. Así como las tortícolis frecuentes pueden ser signo de problemas de audición.
Ser conscientes de todas estas cosas es difícil, pero insistir en que adopten buenos hábitos desde pequeños y fomentar la actividad física puede ahorrarles muchos dolores de mayores.
Lourdes Fernández Pena, fisioterapeuta de la Clínica Marítim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *