ACTUALIDAD

Descubre las nuevas actividades. PILATES, , G.A.H...Pruebalas gratis
¿No sabes qué regalar? Bonos regalo, saquitos de calor, ...
Aprende a prevenir las lesiones. Lee nuestros artículos...

Sobrecarga/contractura de Aductores

 
El aductor largo, el corto y el mayor, junto al músculo grácil y el pectineo forman un conjunto de músculos conocidos todos como “adductores” cuya función principal es llevar la pierna hacia la línea media del cuerpo, es decir, juntar  la pierna.
 
Aunque su papel principal sea el de aproximación, trabajan mucho velocidad, cambios de ritmo y dirección. Por esto en deportes como el fútbol sala la inflamación de este grupo muscular es frecuente. Esta inflamación  puede desencadenar en una osteopatía de pubis.
 
¿Cuáles son los síntomas de la inflamación de los músculos aductores?
 
    * Dolor en la ingle que puede irradiar hacia la pierna.* Dolor en la aducción de  cadera resistida (tirando     de la pierna hacia el interior)* Dolor en la flexión de  cadera resistida (elevación del muslo).

* Dificultad en el sprint o cambiar de dirección.

    * En casos avanzados dolor nocturno en cambios de posición en la cama

 
¿Qué puedes hacer?
 
    * Estirar y flexibiliar la zona.

    *Hacer abdominales y no olvidar estirar isquiotibiales.

    * Realizar un calentamiento adecuado prestando mayor atención a este grupo muscular.* Aplicar frio después de entrenar/jugar.* Consulta a tu “fisio”.

 
¿Qué puede hacer tu fisioterapeuta?
 
  *Utilizar técnicas propias para bajar la inflamación, cyriax, masaje, terapia fascial, ultrasonidos…

    * Prescribir un programa completo de rehabilitación para evitar una nueva lesión.

 
Estas pautas que voy a detallar son a modo indicativo. Cada caso es diferente y siempre deberiáis consultar con vuestro fisioterapeuta o preparador físico.
 
Objetivos de la rehabilitación:
 
  * Reducir el dolor y la inflamación.* Mejorar la flexibilidad y la condición de los músculos.* Fortalecer los músculos debilitados.* Retorno progresivo a la forma física.  
 
Reducir el dolor y la inflamación
 
    * Reposo. Evitar las actividades que producen dolor. Puede que sea necesario descansar de la competición o el entrenamiento durante unas semanas.Por ejemplo, durante una semana no entrenar en pista, pero sí realiazar actividades que no produzcan dolor, como nadar, ir en bici, hacer elíptica o incluso trotar a ritmo suave.

    * Hielo cada dos horas durante 20 minutos en las fases más agudas

 * Si es necesario usar muslera.

 
Mejorar la condición de flexibilidad muscular
 
* Los estiramientos se pueden hacer desde el día 1, siempre y cuando se puede hacer sin dolor y tengamos claro que no hay ninguna rotura fibrilar.

    * El estiramiento debe hacerse regularmente – por lo menos tres veces al día en las primeras etapas de la rehabilitación (sin dolor) y manteniendo el estiramiento durante 30 segundos.* No olvidéis los estiramientos de otros grupos musculares, como por ejemplo los isquitotibiales, ya que se ha demostrado que un acortamiento de la cadena posterior hacen trabajar más a los adductores, solicitándolos más, y produciendo mayor fatiga.

 
 
Fortalecimiento
 
* El fortalecimiento de los músculos es importante para evitar una nueva lesión. Es especialmente importante fortalecer los músculos en la misma dirección / modo en que fueron heridos.* Hay que empezar con el fortalecimiento en cuanto el dolor lo permita. Empezad siempre con ejercicios isométricos.

    * Debéis mantener los estiramientos durante todo el proceso de fortalecimiento, tanto antes como después de una sesión de refuerzo.

 
Volver a la actividad completa
 
 * Debe ser un proceso gradual.

    * Si puedes correr 30 minutos seguidos sin dolor a buen ritmo empieza a aumentar las cargar y a meterte en los entrenamientos.

 
Fdo: Lourdes Fernándes Pena, fisioterapeuta de la clínica Marítim